Albion Parapsicologia

Albion Parapsicologia

Foro de Parapsicología, Misterios y Ocultismo

Bienvenido a Albion

Anuncios

Últimos temas

» ¡No te vayas sin despedirte! Escribe tu impresión final sobre el sitio...
Lun Jun 11, 2018 12:17 am por trdarkness6

» ocho años después...
Vie Jun 08, 2018 1:48 am por Mr: Shinigami

» Hola, de nuevo
Lun Mayo 21, 2018 11:00 am por L

» telekinesis una ayuda
Miér Mar 28, 2018 12:27 pm por metamax

» suprimir los pensamientos
Miér Mar 28, 2018 11:58 am por metamax

» NO DEJEN MORIR A ALBION
Dom Jul 31, 2016 5:35 am por Ksham

» Investigación energía
Lun Jul 18, 2016 10:17 pm por Angelox

» Horóscopos
Mar Jul 12, 2016 12:56 am por OjosOxidados

» soy un nuevo/viejo novato
Dom Jul 03, 2016 12:37 am por Lucy-Lied20

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Tambien estamos en...

Me gusta/Tweet/+1

De donde nos visitan


    Meditacion y Muerte

    Comparte
    avatar
    kuruta
    Moderador Global
    Moderador Global

    Masculino Cáncer Cabra
    Cantidad de envíos : 865
    Reputación : 90
    Fecha de inscripción : 06/06/2009
    Edad : 27

    Meditacion y Muerte

    Mensaje  kuruta el Jue Jun 18, 2009 8:39 pm

    No podemos tener ninguna seguridad de lo que nos aguarda después de este momento, ni podemos afirmar con absoluta certeza que se cumplirán nuestros propósitos y aspiraciones futuras; pero hay una cosa absolutamente segura y cierta: nos espera morir. Nadie puede eludir la muerte. Pero no sólo eso sino además nadie sabe cuándo sucederá su muerte. Hay quienes mueren ancianos, pero muchos mueren jóvenes; algunos sin siquiera haber podido realizar algún proyecto vital. A pesar de tener la sensación de que nos quedan todavía muchos años de vida, no hay razones de peso para afirmar que vaya a ser así; la sensación de permanencia parece mas bien una defensa psicológica; la realidad es que en cualquier momento puede suceder lo que más tememos.

    Reflexionar de esta manera sobre la muerte nos lleva a indagar quiénes somos, qué somos, adónde vamos, etc. Luego, cuando la reflexión se convierte en meditación, contemplar la muerte nos abre las puertas de la trascendencia.

    El camino espiritual es descubrir lo que hay en nosotros que no muere. Cuando alguien medita sobre sí mismo percibe que todo cambia. El cuerpo, los pensamientos, los estados emocionales… todo esto termina, muere, de modo que uno se pregunta ¿Quién soy, entonces? Al seguir con la indagación se hace un silencio, un vacío sin respuesta, y emerge un profundo saber, sin palabras. Ya no hay nada que decir, nada que explicar, todo queda claro y la naturaleza profunda emerge natural y espontánea.

    Pero para hacer este proceso no basta con saberlo. Es fácil decir que el cuerpo va a morir; sin embargo, sólo eso no basta para el proceso espiritual. Para que sea una auténtica sabiduría es imprescindible contemplar el cuerpo, sentirlo con la calidad de atención que proporciona la meditación y a partir de ahí, percibir y notar la naturaleza efímera y temporal del cuerpo. Es preciso tener la experiencia directa de que el cuerpo momento a momento está cambiando y acercándose a la muerte. Entonces, vemos que no somos el cuerpo, que nuestra realidad más profunda es otra.

    Además es preciso observar las sensaciones. Percibir y experimentar que todo lo que sentimos termina desvaneciéndose. No podemos retener ninguna sensación ni podemos evitar que se evapore, la sensaciones cambian, se transforman, regresan y vuelven a desaparecer. No hay nada consistente en ellas. Son provocadas por estímulos externos o internos y sin depender de ellos no se presentan. Por consiguiente, las sensaciones no forman parte esencial de nuestro ser, no son lo que somos. Como antes, el conocimiento de esto es insuficiente, es preciso meditar para tener la vivencia inmediata de ello.

    Cuando observamos la mente sucede lo mismo. Las ideas e imágenes aparecen y seguidamente se desvanecen sin ninguna consistencia, los pensamientos cambian constantemente, las emociones surgen, se mantienen un momento y se disipan. Todos los contenidos mentales son momentáneos. Cuando meditamos contemplando las distracciones mismas, sin interferir, descubrimos que desaparecen, cambian, se transforman. No hay nada sólido, duradero y estable en la mente. De modo que tampoco podemos encontrar nuestra realidad más auténtica en la mente.

    Continuar indagando a partir de aquí implica el verdadero encuentro con la muerte. No es difícil haber meditado en el cuerpo, las sensaciones y la mente, pero es ahora cuando empieza el verdadero reto. El meditador que está buscándose, comienza a contemplar el fundamento de la mente, la fuente de los pensamientos, emociones y demás. Dirige la meditación a lo que subyace en cada movimiento mental, pone atención en aquello que da pie a sus estados emocionales y sentimientos, tratando de encontrar algo ahí. Sin embargo, en su contemplación se encuentra con un vacío, un espacio sin dimensiones, una mera ausencia de lo esperado. La vivencia suele ser desconcertante y el meditador se encoge y vuelve atrás adonde tiene referencias. Surge el deseo de tener dónde apoyarse, de ser alguien real.

    Este miedo y deseo ante la visión de la realidad es el mismo que se da en la experiencia de la muerte. Y esta es una de las razones por la cual podemos pensar en una continuidad más allá de esta vida. Cuando sucede la muerte, nos produce tal ansia ver que vamos perderlo todo que la mente no puede soportarlo y busca desesperadamente la solidez. Esto es, cuando estamos muriendo surgen el intenso deseo de mantener la sensación de ser alguien, pero sufrimos la inevitable pérdida del organismo. Ante esto aparece el anhelo por volver a encontrar algo en que sostenerse y esto provoca una búsqueda precipitada y la consiguiente inmersión en otro nuevo cuerpo. Según esto, durante la muerte se manifiestan tres estados en la mente, el deseo, el aferrarse y el devenir. El primero, supone la angustia por evitar lo inevitable: el declive del cuerpo y la imposibilidad de seguir habitándolo. Luego, viene el aferrarse que supone el ánimo desesperado por encontrar referencias donde definirse de nuevo, esto es, la añoranza y búsqueda del cuerpo. Con el devenir se produce la carrera descontrolada por solidificarse y encarnarse de nuevo.

    Lo mismo sucede cuando dirigimos la meditación más allá de lo mental y nos acercamos al origen de la sensación de identidad. En ese momento, en que el yo, el ego, el ser - incluso lo que algunos denominan el testigo - quedan atrás, se vive una desnudez difícil de soportar. Los ropajes más sutiles han caído y nada nos oculta nuestra naturaleza. Es sobrecogedor y paralizante. Y como un presagio de lo que sucederá durante la muerte, uno quiere regresar y volver a la ignorancia. A menudo el meditador principiante, entonces se resiste a soltar, se hace denso y se mueve de la meditación, vive aturdimiento, miedo, pérdida de referencias y de sentido.

    Pese a todo, esta es una experiencia que muchos alumnos de meditación han conocido. Cuando trabajamos en situaciones de retiro espiritual a menudo topamos con esta sutil trampa del proceso espiritual, la apariencia del vacío y la sensación de que uno va a dejar de ser. Con frecuencia tras la vivencia casi sin poderlo evitar aparece la irresistible necesidad de volver a la fantasía de identidad para escapar del abismo de lo real.

    Si no vencemos este miedo, si no enfrentamos en la meditación esta naturaleza desnuda, cuando llegue la muerte no podremos evitar reaccionar con deseo y aferramiento. De este modo, surgirán de nuevo las frustraciones, la insatisfacción, la ansiedad, la incertidumbre, el miedo…, es decir, la vida con todos sus condicionantes.

    De modo que hay un punto en el que convergen la meditación y la experiencia final de la muerte. Cuando morimos las energías que soportan la vida se absorben en el interior del cuerpo. Así, primero, lo que sostiene la solidez y pesadez se absorbe dentro; a continuación, lo que sostiene la humedad y frescura se absorbe; luego, lo que mantiene la temperatura y el calor se debilita y se absorbe; finalmente, lo que facilita la movilidad se absorbe y el cuerpo queda inerte. A partir de entonces los aspectos burdos de la mente se desvanecen, los conceptos y emociones se apagan; luego, los aspectos sutiles de la mente se activan y se disipan, y por último, la mente más sutil inefable y vacía emerge.

    Lo mismo sucede al practicar algunos tipos de meditación, (pues no todas las formas de meditar sirven a este proceso). Cuando con el método apropiado entramos en una profunda contemplación se producen las absorciones de los elementos y el emerger de la mente más profunda y sutil. Entonces si somos capaces de vivir el estado fundamental con plena conciencia, sin las reacciones de escape y deseo, nacemos a la verdadera plenitud espiritual. De hecho, éste es uno de los objetivos fundamentales de la práctica de meditación y la manera de terminar definitivamente con todos los estados de infelicidad y sus limitaciones. Así, provocar este despertar y meditar en ello es el modo de trascender la muerte.
    avatar
    kuruta
    Moderador Global
    Moderador Global

    Masculino Cáncer Cabra
    Cantidad de envíos : 865
    Reputación : 90
    Fecha de inscripción : 06/06/2009
    Edad : 27

    Re: Meditacion y Muerte

    Mensaje  kuruta el Jue Jun 18, 2009 8:41 pm

    Interesante no? he escuchado que los maestros Zen implementaron una meditacion de la cual la base era sentirse realmente muerto , ellos dicen que ese estado te lleva a la iluminacion

      Fecha y hora actual: Dom Dic 16, 2018 2:08 pm